La planta de espejos solares más grande del mundo dará energía a 12.000 hogares

0
88
El proyecto, que cuenta con inversión de empresas suizas y alemanas, asciende a 160 millones de euros

ENRIQUE SOLER ­El Sol, dios de la creación en multitud de civilizaciones perdidas y que perdió su utilidad en el pasado siglo, vuelve a recobrar protagonismo en la comarca del Noroeste, concretamente en Calasparra, donde ayer se inauguró la planta de energía termosolar más grande del mundo que utiliza líneas paralelas de espejos que reflejan el sol.

Puerto Errado 2 ha sido construida sobre una superficie de 650.000 metros cuadrados, equivalente a 91 campos de fútbol, sobre los cuales se han instalado 28 filas de espejos reflectores de casi un kilómetro de longitud cada una y una superficie total de unos 302.000 metros cuadrados. El coste total para este proyecto de gran envergadura, en el que participan empresas suizas y alemanas, asciende a 160 millones de euros.

La planta tiene una previsión de consumo anual de 50 millones de kilovatios hora (Kwh) al año, suministrando energía eléctrica a más de 12.000 hogares. Además, conseguirá reducir en más de 16.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año.

El acto de inauguración contó con la presencia del presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel (que pronunció su discurso y se marchó a Puerto Lumbreras para recibir a la reina) , y el director de la Oficina Federal Suiza de Energía, Walter Steinmann. Además estuvieron presentes, por parte del gobierno regional, el consejero de Universidades, Empresa e Investigación, José Ballesta, y el director general de Industria, Pedro Jiménez. También asistieron el alcalde de Calasparra, Jesús Navarro, y el embajador de Suiza en España, Urs Ziswiler.

Valcárcel puso de manifiesto «la importancia de seguir apostando por la inversión y el desarrollo de proyectos de energías renovables en la Región como uno de los principales motores económicos», y puso también como ejemplo las plantas fotovoltaicas de Lorca, Mula o Jumilla, que están en distintas fases de desarrollo. «Tenemos un compromiso con la siguiente generación de ciudadanos europeos», añadió. Además, indicó que, puesto que los distintos procesos de producción de energía no requieren agua, se ahorrará cerca de un hectómetro cúbico al año.
Por su parte Jesús Navarro, que dio la bienvenida en varios idiomas a los asistentes, manifestó que «lo que en principio era un sueño y una ilusión, hoy es una realidad» y afirmó que «el futuro de la energía solar tiene su centro en Murcia».

El Consistorio aprovechó el gran número de medios de comunicación extranjeros para promocionar sus productos, regalando a todos los asistentes arroz de la Denominación de Origen de Calasparra y aceite elaborado en la población.

Durante el acto se guardó un minuto de silencio por las cinco personas que fallecieron en febrero de 2011 en un accidente de tráfico cuando se dirigían a trabajar a la planta.


Comments