IZQUIERDA UNIDA DE MORATALLA CONSIDERA QUE LOS PRESUPUESTOS NO DAN RESPUESTA A LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS.

0
163

Estamos, un año más, ante la aprobación de los presupuestos municipales, los segundos de la mayoría absoluta del PP en esta legislatura. Y, al igual que hizo en los anteriores, ha pasado el rodillo sobre la oposición sin aceptar ninguna de las propuestas de Izquierda Unida-Verdes.

En el Pleno del ayuntamiento de Moratalla del 30 de noviembre, el PP aprobó los presupuestos para 2012, con la mayoría absoluta de que dispone, pero teniendo que utilizar el voto “de calidad” del alcalde para este fin.

Antes había rechazado las enmiendas que había presentado Izquierda Unida-Verdes, que iban encaminadas a reducir gastos superfluos e incrementar, en la misma medida, los gastos de carácter social, humanitario y cultural. En ningún caso se trataba de aumentar los gastos, ya que coincidían, al céntimo, las cantidades de las partidas que pretendíamos bajar con las de las que pretendíamos mejorar, con un importe global de 220.662 euros, detalladas de la siguiente forma:

Se eliminarían las partidas destinadas a dos concejales liberados y dietas (58.852 €), gratificaciones a pedáneos (15.960 €), empresa externa de asistencia técnica a la oficina técnica (50.820 €), festejos, en la parte destinada a subvenciones (50.000 €) y descendería la destinada a asesoramiento jurídico que lleva una empresa externa (45.000 €).

En las siguientes enmiendas, Izquierda Unida-Verdes planteaba que este ahorro se destinara a partidas como personal de servicios sociales, que aumentaría en 70.000 € con el objetivo de mejorar el servicio de ayuda a domicilio y los contratos a parados de larga duración y con dificultades para ser empleados. Se destinarían 75.750,39 € más a la contratación de personas en situaciones de urgente necesidad al carecer de ingresos. Se emplearían 6.000 euros más en atender situaciones esporádicas de urgente necesidad mediante subvenciones a familias. Incluimos también tres partidas de atención social relacionadas con la educación como las ayudas para transporte de estudiantes (10.000 €), becas para material escolar (10.000 €) y becas para alumnado del casco y pedanías para uso de comedores escolares de los centros públicos de educación infantil y primaria (15.960). Igualmente defendimos que se mantuviera la dotación de la partida de ayuda humanitaria a poblaciones empobrecidas de otros países en la cantidad del 0,7% de los ingresos corrientes, ya que el gobierno planteaba su reducción a la mitad. Y, en materia cultural, intentamos recuperar el apoyo municipal a las cuadrillas de animeros (3.000 €) y la asociación Banda de Música (6.000 €).

Lamentamos que los concejales del PP se hayan perdido la oportunidad de aprovechar unas iniciativas de la oposición encaminadas a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos más desfavorecidos del municipio de Moratalla, optando por mantener unos presupuestos que niegan los recursos públicos a los que más lo necesitan, mientras que mantienen gastos exagerados en festejos, cargos políticos liberados que apenas tienen cometido que justifique sus sueldos, asesores y empresas externas que no justifican sus emolumentos por la baja actividad de todos los departamentos del ayuntamiento.

Pero no es de extrañar este comportamiento ya que, por segundo año, al alcalde de Moratalla lleva utilizando el debate de los presupuestos para anunciar medidas de política social y de empleo público que sólo sirven para eso, para intentar salir airoso del trámite de los presupuestos, ya que, a lo largo del ejercicio quedan en nada. Veamos unos ejemplos.

Su anuncio para 2012 de gasto social por importe de 566.000 €, a 9 de noviembre, sólo ha completado 187.000 € (33 %), prácticamente sin tocar las partidas de contrataciones a personas en situación de urgente necesidad (20.000 €) y transferencias a familias por urgente necesidad (6.000 €). Estas pueden calificarse como las “partidas de la vergüenza”, ya que han estado en los presupuestos de los últimos 4 años y no se ha gastado prácticamente nada en ninguna de las dos. Precisamente en los peores momentos de la crisis, cuando más ha aumentado el desempleo, cuando los ingresos familiares han caído en picado y cuando más personas están atravesando más rápidamente el umbral de la pobreza, se les han ido pasando los años sin saber o querer emplear esos fondos que estaban previstos para atender esas situaciones descritas. La concejal de asuntos sociales, que tiene la obligación de ocuparse de estos menesteres, carga con un balance de gestión no ya negativo, tan vergonzoso que, si tuviera un mínimo de dignidad, debería dimitir. Pero no sólo no dimite, sino que va a seguir un año más con su liberación, cobrando su sueldo “político” con dinero emanado de las brutales subidas de impuestos con que está sometiendo su gobierno municipal a los moratalleros y moratalleras.

Por otra parte, el gobierno está manteniendo las partidas de “gastos” de las diversas concejalías en los mismos términos que en 2012, sin que alcancemos a comprender el motivo de esta rutina, ya que no parece que se basen en proyectos concretos de actuación, a la luz de los balances de 2011 y 2012. En 2011, las diferentes concejalías (educación, cultura, juventud, mujer, agricultura y deportes) tenían un presupuesto de 182.500 €, de los que emplearon unos 45.000 (aprox. el 25 %). En 2012, esas mismas concejalías dispusieron de 102.000 €, de los que han empleado 2.900 €, (menos del 3 %). ¿Nos quieren explicar a qué se han dedicado, que actividad han tenido, para un balance tan escaso? Y, sobre todo, ¿Cuál es el motivo para seguir anotando en el presupuesto unas cantidades para actividades de esas mismas concejalías de 82.000 €? ¿Es esa actividad la que justifica los dos concejales liberados?

El alcalde perdió durante ese pleno muchas cosas, entre otras la oportunidad de desempeñar un papel de presidente moderado, ecuánime, demócrata, en suma.

Pero, siendo importante lo concerniente a las formas, lo principal fue que perdió la oportunidad de estar de acuerdo consigo mismo y actuar con la consecuencia de lo dicho y votado anteriormente y no hace tanto tiempo: Quien dijo hace dos años que nadie entendía que un ayuntamiento sin apenas actividad tuviera una oficina técnica con una empresa privada gestionándola y tuviera dos liberados… ahora mantiene estas mismas estructuras que nos cuestan a los moratalleros y moratalleras más de 100.000 euros.

El discurso de que en la oposición se dice una cosa y cuando se gobierna se hace otra, lleva a los ciudadanos a pensar que política y mentira van de la mano y que político es sinónimo de mentiroso. Desde Izquierda Unida-Verdes, pedimos al alcalde de Moratalla que no de más argumentos para alimentar esa visión tan negativa de los representantes del pueblo.

 

Comments