20 años de Vía Verde del Noroeste

0
195

Unos 100.000 usuarios utilizan el trazado cada año

La Vía Verde del Noroeste está de aniversario. El trazado ferroviario entre Murcia, Mula y Caravaca de la Cruz, entre Los Baños de Mula y Caravaca, tiene un recorrido de unos ochenta kilómetros, y ha logrado atraer la visita anual de más de 100.000 excursionistas. El trazado se inició gracias al impulso de los consistorios de Mula, Bullas, Cehegín y Caravaca, y hace tres años se unió el tramo comprendido entre Los Baños de Mula y Murcia, unos 30 kilómetros.

El Consorcio de las Vías Verdes de la Región de Murcia se creó como ente de carácter público para la cooperación técnica, económica y administrativa de la Vía Verde y los municipios que la componen. El consorcio está formado por la Consejería de Cultura y Turismo de la Región de Murcia y los municipios por los que transita la Vía Verde: Murcia, Molina de Segura, Alguazas, Campos del Río, Albudeite, Mula, Bullas, Cehegín y Caravaca de la Cruz.

El ente ha creado una red de albergues, de los que cinco (Campos del Río, Albudeite, La Luz-El Niño de Mula, Cehegín y Caravaca) aprovechan las antiguas estaciones del ferrocarril Murcia-Mula-Caravaca. Los otros dos edificios, situados en Alguazas y Bullas, son ejemplos de arquitectura contemporánea funcional que se integran en el paisaje. A pesar de la crisis, el consorcio, junto con el SEF, consiguió iniciar un taller de empleo para que fuese restaurada la Vía Verde entre las poblaciones de Bullas y Caravaca. En proyecto tienen poder llevar a cabo otros dos talleres de empleo, de las mismas características, entre Bullas y Molina del Segura. También incorporar el tramo de cuatro kilómetros del paraje de la Ribera de Los Molinos de Mula, que quedo sin incorporar desde un principio.

Las vías verdes son itinerarios accesibles para todos, que facilitan la movilidad sostenible y el ocio saludable de los ciudadanos, promoviendo un turismo activo, que genera empleo y riqueza local, y una nueva cultura de apoyo al uso de la bicicleta. Un corredor ecoturístico de casi 80 kilómetros y muy poco desnivel sobre la plataforma del antiguo ferrocarril que unía ambas ciudades y que ahora se puede recorrer caminando, en bicicleta o a caballo.

Millones de personas recorren ya las vías verdes, sean vecinos de las localidades cercanas o de lugares alejados que las visitan en el fin de semana y vacaciones. Entre ellos, es fácil encontrar a miles de turistas extranjeros que se adentran en el país en bicicleta y caminando. Unos 200.000 usuarios anuales se contabilizan en la cordobesa Vía Verde de la Subbética y más de 100.000 en la murciana del Noroeste, tantos como en la Vía Verde de la Sierra (Cádiz, Sevilla).

 

Comments