Roban 800 albaricoqueros recién plantados en una finca de Cieza

1
140
José María Martínez, el dueño de la finca, comprueba los daños con Manuel Martínez, de Coag.
José María Martínez, el dueño de la finca, comprueba los daños con Manuel Martínez, de Coag.

Los daños producidos en las 12 tahúllas de terreno podrían alcanzar los 10.000 euros

José María Martínez, el dueño de la finca, comprueba los daños con Manuel Martínez, de Coag.
José María Martínez, el dueño de la finca, comprueba los daños con Manuel Martínez, de Coag.

A los agricultores de Cieza no les basta con las heladas, las granizadas y otras adversidades meteorológicas. Además, tienen que enfrentarse a ladrones como los que en la madrugada del pasado lunes se llevaron ni más ni menos que 800 albaricoqueros recién plantados de unos terrenos situados en la Hondada del Calvo, en el paraje de la Serrana.

José María Martínez Gabaldón no daba crédito este miércoles a lo que veían sus ojos cuando llegó a sus tierras, que comparte en sociedad con Pedro Rodríguez Ruiz. Debido a las lluvias, ninguno había visitado la finca desde el pasado sábado. Fue un vecino, extrañado, quien llamó a José María interesándose por los motivos por los que había arrancado la plantación. Inmediatamente, el cosechero, más sorprendido aún, se trasladó al lugar y se percató de que había sido víctima de un hurto a gran escala. Los ladrones se habían llevado los 800 ejemplares que estaban distribuidos en unas 12 tahúllas, el equivalente a unos 10.000 metros cuadrados.

El valor de los albaricoqueros, de la especie PSB y de origen francés, podría alcanzar los 10.000 euros, repartidos en los 3.500 euros que valían en tienda, los casi 2.900 que cuestan los ´royalties´ de exclusividad y otros 3.000 que los propietarios se gastaron en mano de obra. José María Martínez, a quien ayer acompañó a sus tierras el presidente de Coag en la Vega Alta, Manuel Martínez, incide en que por encima de los costes se sitúa «el daño moral» que supone para un agricultor un suceso de estas características, puesto que «se trata de un año que ya se ha perdido para futuras producciones».

Las primeras investigaciones apuntan a que en este robo a gran escala habrían intervenido varias personas. Lo hicieron de noche, posiblemente en la madrugada del domingo al lunes. Martínez Gabaldón explica también que los ladrones aprovecharon que la tierra estaba muy empapada debido a las lluvias de los últimos días, por lo que no les supuso esfuerzo arrancar los árboles que, por otra parte, todavía no habían comenzado a echar raíces, ya que fueron plantados hace solo dos meses. Martínez cree que los cacos debieron emplear furgonetas o un camión para llevarse los árboles.

Gratificación económica

Los dueños de la plantación creen que la colaboración ciudadana es fundamental para dar con los autores de este robo. Por ello, están dispuestos a gratificar económicamente a quien pueda proporcionar alguna pista a la Guardia Civil. El concejal de Seguridad Ciudadana, Mariano Albarracín Marín-Blázquez, reseñó ayer que la vigilancia de los campos es competencia directa de la Guardia Civil, que vigila las zonas rurales durante todo el año, viéndose reforzada con más agentes, incluyendo a la Policía Local, en la época de recolección.

La Opinión de Murcia Autor Claudio Caballero

Comments

1 Comentario