Manuel Ureña, pregonero de Caravaca

0
72

Por primera vez en 20 años el pregón tuvo lugar en el Teatro Thuiller, en vez de al aire libre en la Plaza del Arco

Christian Torrecilla. Las previsiones meteorológicas anunciaban un fin de semana conflictivo, y no engañaron, aunque respetaron el sábado, Día del Pañuelo, ayer domingo los ciudadanos de Caravaca no pudieron escapar a los designios celestiales, amaneció el día gris y con lluvia, e incluso por la tarde llegaron las noticias de nieve en pedanías y en el vecino municipio de Moratalla. Así las cosas, y como novedad en dos décadas, se tomó la decisión acertada de realizar el pregón en el Teatro Thuiller, que acoge eventos en la ciudad santa desde el s. XIX.

El encargado de llevar a cabo el pregón fue Manuel Ureña, arzobispo de la archidiócesis de Zaragoza, que fue presentado por Pedro Guerrero, Hermano Mayor de la Cofradía de la Cruz durante el Año Jubilar In Perpetum de 2003. De este modo, Ureña, de forma entusiasta, llevó a cabo un extensivo pregón en el que manifestó el valor de Caravaca para toda la cristiandad, señalando antecedentes históricos en el que la Cruz, y la ciudad del Argos, desempeñaron un importante papel. Tampoco tuvo reparos el arzobispo en admitir su admiración por Caravaca y la devoción de sus gentes por la Sagrada Reliquia centro de unas celebraciones únicas en el mundo.

Una vez concluido el pregón, los asistentes se dirigieron a la Plaza del Arco, sede del consistorio, para admirar el castillo de fuegos artificiales que cada año saluda al nuevo pregonero, para y contemplar el encendido del alumbrado festero.

[wzslider autoplay=”true”]

Comments