Galería | Los Caballos del Vino galopan por Caravaca con destino a la UNESCO

1
122

La fiesta más internacional de la Región de Murcia se celebró con cientos de miles de personas como testigos de excepción

 

[wzslider autoplay=”true”]
Christian Torrecilla. La ciudad de la Cruz sacó a galopar a los Caballos del Vino en una mañana del 2 de mayo marcada por el buen tiempo y la presencia masiva de visitantes que no quisieron perderse el festejo más único y pasional, sus Caballos del Vino, los caballos vestidos con mantos de seda y oro que compiten en una carrera por alcanzar la Basílica de la ciudad.

Comienza el 2 de mayo de madrugada para un caballista, su deber es ir a vestir el caballo con un manto único bordado a medida y para la ocasión, pues sólo se luce este día del año, todas las piezas de este manto especial se ajustan al centímetro, para darle al animal el aspecto impresionante que caracteriza al Caballo del Vino, con su segunda piel dorada que reluce al darle el Sol. Este proceso de vestir al caballo se llama enjaezamiento, y es una vez concluido cuando sale el caballo a las calles de la ciudad, lo que suele ser al despuntar el alba, para encontrarse en el Templete a las 9 de la mañana  con las otras peñas caballistas y escuchar juntos las misa que dará inicio a la celebración. Una vez terminada, los caballistas suben por la cuesta de ”la Simona” que no es sino calentar motores para la prueba contrareloj que consiste en subir la explanada del Castillo en el menor tiempo posible.

Esta edición de los Caballos del Vino 2013 nos deja como vencedores indiscutibles a la peña Ambicioso, ganadora de la carrera con un tiempo de 8,263 segundos, marcado por su caballo Caracol, y a la peña Campeón, ganadora del concurso de Enjaezamiento. Es de destacar que Ambicioso logra su tercera victoria consecutiva en la carrera de los caballos, mientras que Campeón logra su cuarta victoria en la categoría de mejor manto, segunda consecutiva.

Pero el día de los Caballos del Vino, tiene también otro acto, la bendición de las flores con el vino, que consiste en una ceremonia minimalista en la que el capellán del castillo bendice una bandeja de flores llevada por el primer edil de la ciudad y el Hermano Mayor de la Cofradía de la Cruz, Domingo Aranada alacalde de la ciudad, aprovechó para pedir a la Cruz fuerza para todas las personas que están pasando por momentos difíciles.

Comments

1 Comentario