PSOE Moratalla: “El PP sigue aumentando la deuda municipal”

0
82

En el último pleno ordinario celebrado el miércoles 25 de Septiembre de 2013, todos los moratalleros y moratalleras pudimos contemplar cómo el gobierno del PP está desarrollando una política financiera que podríamos calificar como mínimo de temeraria, y cuya proyección tiene los días contados.

En esta última sesión plenaria, el mismo gobierno del PP que hace poco más de dos años salía en canales nacionales e internacionales de televisión publicitando la mala situación financiera de este municipio, ahora se dedica a seguir incrementando el mismo nivel de endeudamiento público que tan aireadamente y desproporcionadamente utilizaba como arma arrojadiza en términos políticos.

Sí, así es. En este último pleno, la mayoría absoluta del PP aprobó incrementar el nivel de endeudamiento municipal en alrededor de otros 2,5 millones de euros más a costa de varios conceptos que desglosamos:

En primer lugar, ha aprobado otro plan de pago a proveedores en un montante de unos 740.000 euros,  que lejos de ir destinado a proveedores locales en su mayoría, viene a suplir la deuda soportada con Iberdrola. Y no es que estemos en contra de saldar las deudas pendientes, no. La cuestión es bien diferente:

El año pasado, este mismo gobierno ya aprobó un primer plan de pago a proveedores por un valor de 5 millones de euros, a un 5.97% de interés, con dos años de carencia de capital (durante los dos primeros años solo se pagan intereses), y que a partir de 2014 empezará a sumar a los gastos financieros del mismo el montante perteneciente a la amortización de capital principal correspondiente.

En aquellas ocasión, todos los grupos municipales creímos oportuno dicho mecanismo al tratarse de una herramienta financiera que cubría unas situación de iliquidez excepcional, y que permitiría a una diversidad de proveedores locales cobrar sus facturas atrasadas, pudiendo además constituirse como un elemento si no de impulso, sí de mantenimiento de la economía local al resolver la situación de insolvencia de muchas pequeñas y medianas empresas y comercios proveedores habituales del ayuntamiento.

Pero lo que no podemos hacer es convertir un instrumento financiero excepcional en algo habitual, y máxime cuando ello conlleva un agravamiento continuo del endeudamiento de una institución que ya tiene muchos poblemas para hacer frente al pago de los gastos corrientes que estas deudas originan, situación por la que atraviesa este ayuntamiento que deberá, a partir del 1 de Octubre, la cantidad de 5 mensualidades a sus trabajadores, y todo ello como repetimos, sin entrar a amortizar de forma sistemática la parte proporcional del capital principal de este primer plan de pago a proveedores.

Pues bien, ahora el PP vuelve a aprobar otro plan de proveedores (sin el apoyo de la oposición), por otros 740.000 euros a un 4,5% de interés (superior al de mercado), de nuevo con periodo de carencia de capital, y que es una nueva suma no solo al montante total de deuda, sino también a los gastos financieros a los que habrá que hacer frente mes a mes.

En segundo lugar, realizan modificaciones de crédito presupuestario que ellos mismos califican de “dinero virtual”, y que podríamos llamar también de “ingeniería financiera presupuestaria”. A cualquiera que haya seguido de cerca la crisis financiera internacional bancaria, se le pondrán de punta los pelos al oír palabras como ésta, y es que no es para menos…

En concreto, han realizado una modificación de crédito presupuestario para permutar una cantidad de dinero: 300.000 euros, de una partida presupuestaria relativa a los ingresos futuros del aprovechamiento urbanístico del polígono industrial (cuando éste se termine y vendan las parcelas), a otra de gasto para terminarlo. Según ellos debido a las rectificaciónes y costes administrativos de la planificación inicial del mismo.

 

Pero vamos a ver. Si hasta el propio alcalde ha reconocido ya públicamente que el fin del polígono industrial es la ejecución de la hipoteca que pesa sobre él por el principal acreedor financiero del mismo (Cajamurcia), es decir, que finalmente se lo va a quedar esta entidad financiera porque Promoratalla S.A. (sociedad pública que lo gestiona y posee en términos legales) no va a poder hacer frente al pago de los distintos préstamos con los que se ha financiado, ¿cómo pretenden vender con estos argumentos las parcelas que quedan? ¿Quién va a venir a compara parcelas industriales bajo estas condiciones?  (Ahora que expliquen también esta situación a quienes adelantaron dinero al Ayuntamiento a cuenta de sus futuras parcelas…).

Y si eso es así, ¿cómo pretenden obtener 300.000 euros a cuenta de los futuros ingresos por el aprovechamiento urbanístico de las mismas? En definitiva, la modificación de crédito presupuestario que aprobaron en este último pleno, es otro agujero a sumar a la maltrecha situación financiera del ayuntamiento, o cuanto menos “ingresos de dudosa realización”, con lo cual no debieran darle el tratamiento presupuestario y financiero que les dan en aras a cumplir el principio de toda contabilidad: reflejar la imagen fiel de la entidad, en este caso del Ayuntamiento.

Y en tercer lugar, han solicitado otro préstamo más al Ministerio de Hacienda del Gobierno Central de España, de 1.500.000 euros, bajo el mecanismo de medidas urgentes contra la morosidad de las administraciones públicas y apoyo a entidades locales con problemas financieros. Es decir, que su ministro Montoro permite que se vuelvan a endeudar para solicitar un anticipo con cargo a la participación en los tributos del Estado que va a transferir al Ayuntamiento de Moratalla a cuenta de 2014 por dicho concepto, y que tendrán que ser reintegrados mensualmente durante un periodo máximo de tres años desde el inicio de su concesión.

Pero vamos a ver: si ya no pueden con los gastos corrientes actuales, es decir, con lo que tienen que pagar mes a mes, cuando todo ésto que hemos relatado llegue a su momento de reintegro, ¿nos quieren explicar cómo van a devolverlo?

Pero que nadie crea que este anticipo no tiene interés, por supuesto que sí: “dichos anticipos devengarán en favor del Estado el tipo de interés legal del dinero… Dichos intereses se abonarán anualmente.”

Es decir, y dicho de una forma más sencilla, que no tenemos bastante con deberle cada vez más a los bancos, que ahora el mismo Gobierno de Rajoy hace también de banco con los ayuntamientos. Menuda forma de ayudar…

Pero es que incluso en “esta ayuda” del Gobierno de Rajoy hay “gato encerrado”. Impone una serie de condiciones a cumplir que van a limitar la actuación política y económica de las corporaciones venideras (sean del color que sean), que van a estrechar mucho la acción de los próximos gobiernos municipales en lo que podríamos calificar de una “auténtica intervención económica enmascarada en la trampa de la deuda”. De esto saben mucho en Grecia…

Moratalleros y moratalleras, cuando un gobierno local como el actual se ceba en “tirar del endeudamiento” para resolver problemas a corto plazo sin pensar en el medio y largo, está condenando a esta institución a una carrera de obstáculos donde cada vez más las vallas a saltar se hacen más grandes, y tarde o temprano se aumenta el riesgo de tropezar y caer, con la fatalidad de que la caída ocasione un daño irreparable que impida terminar la carrera.

Esto mismo era lo que argumentaba al inicio de la legislatura el mismo alcalde del PP que ahora sigue endeudando aún más este ayuntamiento. Recordamos todos que decía que “o el ayuntamiento recibía ayuda, o que posiblemente tendría que cerrar las puertas”. Pues señor alcalde del PP de Moratalla ¿qué es lo que está haciendo usted ahora? Porque lejos de ahorrar, tal cual argumenta, da la impresión de que lo único que le importa es tratar de salvar la situación en los meses que le quedan como primer edil, y luego “dios dirá”, o dicho de otra forma, “los que vengan detrás que se las apañen”.

Pero claro, el problema de todo esto no es quién se queda ni quién vendrá. Como ahora también dice usted (parece que ya no le pide a Valcárcel o éste no le da…), es que somos nosotros, todos los ciudadanos de este municipio, quienes antes o después tendremos que hacer frente a estos préstamos que ahora tan alegremente está de nuevo firmando para solventar los meses que le restan como representante político (conocida es su intención de no repetir electoralmente al frente del PP), y bastante han incrementado ya los impuestos para hacernos a todos paganos de sus anteriores idilios urbanísticos y despilfarros asociados, o al “bien utilizado” incremento de personal del ayuntamiento, como para soportar de nuevo aumentos en los tributos municipales en épocas venideras de la peor crisis económica desde el crack de 1929, haciéndonos de nuevo futuros pagadores a cuenta de las firmas actuales de un préstamo detrás de otro.

Señor alcalde ¿hace usted eso con sus finanzas personales y familiares? Porque está abocando a este ayuntamiento a su intervención por el Ministerio de Hacienda en un futuro no muy lejano, o cuanto menos, a durísimas medidas de ajuste para evitar tal intervención, que no se van a conformar con nuevas subidas de impuestos sobre las subidas ya efecutadas, aprentando la soga de nuevo a las apaleadas familias de este municipio. A buen seguro habrá muchos más paganos, porque por todos es asumido hoy en día que esta situación no se salva a base de subidas continuas de impuestos; incluso por usted mismo.

Así que la pregunta es: ¿cuanto de cerca está el precipicio? Porque a nadie escapa que cuanto más tarde sean asumidas las medidas correctoras que necesita este ayuntamiento para redirigir la trayectoria que ustedes imprimieron a partir del año 2.000, “año de gracia” en el que ustedes se sumaron a “la fiesta de la burbuja inmobiliaria”, (y no por gracia divina, sino por gracia de la moción de censura PP-IU), más terrible será su cura.

Aunque bueno, quizá a usted lo que más le importe en estos momentos es que no le pille dentro del barco cuando empiece el hundimiento, y por eso lo aplaza a base de préstamos. Pero claro, el problema es que el agujero en el casco está abierto y cada vez es mayor, y conforme pasa el tiempo es más difícil achicar el agua.

Es lo que suelen hacer “los buenos capitanes”, en vez de redigir el rumbo para no estrellarse contra el iceberg (recordemos que se caracetizan por tener una parte mayor no visible debajo del agua), esperar al relevo y que otros lo haga. Normas de “buen gobierno”…

La cuestión es si después estaremos a tiempo y cuál será el coste.

Comments