Suspenden el juicio contra la mujer acusada de encargar la muerte de su marido por ser un caso de violencia de género

0
74

La vista oral del juicio iniciado hoy en la Audiencia Provincial de Murcia contra una mujer acusada de encargar a su amante el asesinato de su marido ha quedado suspendido cuando declaraba aquélla al advertir la sala que estaban ante un caso de violencia de género cuyo enjuiciamiento corresponde a otro tribunal.

La situación se ha producido en plena declaración de la acusada, Fátima J.I., una mujer nacida en Marruecos y vecina de Cehegín (Murcia), localidad donde ocurrieron los hechos, en junio de 2012.

Durante el interrogatorio, la acusada ha indicado que tras varias denuncias contra su marido, A..S., en el año donde 2011 se dictó una orden judicial de alejamiento, atribuyéndole a ella el uso de la vivienda familiar, circunstancias que constaban en el escrito de acusación del fiscal.

Ante esta situación, el tribunal de la sección segunda ha considerado que el caso que estaba siendo juzgado era competencia de otra sección de la propia Audiencia -la tercera-, que tiene atribuido en exclusiva el conocimiento de los asuntos de violencia de género, por lo que ha acordado remitir las actuaciones a ésta.

El escrito de acusación había pedido para esta acusada una condena de siete años de prisión como inductora de un delito de asesinato en grado de tentativa, con la agravante de parentesco, y para el también acusado Carlos M.C. seis años de prisión, como autor del delito.

El relato de hechos establecido por la fiscalía recoge que la acusada ofreció 3.000 euros a Carlos M.C. para que diera muerte al marido, lo que éste aceptó, supuestamente.

El día de los hechos se presentó en el domicilio de A.S. y le ofreció la posibilidad de no acabar con su vida, sino con la de la esposa, si le daba otros 3.000 euros.

A.S. no aceptó la propuesta, y en un intento de defenderse trató de utilizar un cuchillo que le fue arrebatado, presuntamente, por Carlos M.C., con el que le asestó varias puñaladas.

 

Se da la circunstancia de que antes de acordar remitir las actuaciones al otro tribunal, los magistrados habían acordado que las declaraciones de los acusados se desarrollaran a puerta cerrada para que el marido, que había sido citado para mañana como testigo, no pudiera tener conocimiento de las mismas.

Comments