La factoría de SKSol abrirá en 2014 y ha alcanzado ya el 50 por ciento de ejecución

0
104
Foto archivo :::Acto colocación 1ª Piedra SKSOL:::
Foto archivo :::Acto colocación 1ª Piedra SKSOL:::

El consejero José Ballesta señala durante la visita a la planta de lubricantes de SKSol que “es un ejemplo del proceso de reindustrialización que se está llevando a cabo en la Región de Murcia”

La planta supondrá una inyección económica de más de 250 millones de euros y será la más importante de Europa de estas características

La nueva factoría tendrá capacidad para procesar 600.000 toneladas al año de materia prima, produciendo el 40 por ciento de los lubricantes de última generación de Europa y el 20 por ciento de todo el mundo

El consejero de Industria, Empresa e Innovación, José Ballesta, tras reunirse con los vicepresidentes ejecutivos de SK Lubricants, Yea Sun Yoon y Jong Ho Jung, y el director general de SKSol, José Sancho, conoció hoy sobre el terreno la evolución de las obras de construcción de la nueva planta de lubricantes ecológicos de última generación que la multinacional SKSol lleva a cabo en el Valle de Escombreras, y comprobó que “marchan a un ritmo excelente al haber superado ya el 50 por ciento de ejecución”, lo que hace prever que se cumplirán los plazos para ponerse en marcha en 2014, y alcanzar a finales de ese año el cien por cien de su capacidad de producción.

El titular de Industria señaló que “la nueva fábrica que construye SKSol supone una inyección económica de más de 250 millones de euros que está dando trabajo a 1.600 personas de más de 100 empresas de la Región”. En la actualidad trabajan en el recinto alrededor de 500 personas que están finalizando los trabajos de obra civil, el montaje de estructuras metálicas y cuartos de control. Además, ha comenzado el montaje eléctrico y la instrumentación de las unidades, una vez que todos los equipos principales están ya ubicados en la nueva factoría. Al finalizar las obras se habrán realizado 1.600.000 horas de construcción.

La factoría en el Valle de Escombreras es fruto de la alianza entre Repsol y SK Lubricants y, recordó el consejero, “está considerado como un proyecto estratégico por el Gobierno regional, ya que se prevé que la producción de la planta represente el 1,9 por ciento del PIB regional”. En este sentido, José Ballesta señaló que “la planta de lubricantes de SKSol será un ejemplo de la reindustrialización que se está llevando a cabo en la Región de Murcia, que reforzará su posición como polo energético en Europa al abastecer el 40 por ciento del consumo de lubricantes europeos y el 20 por ciento del consumo mundial”.

La planta tendrá capacidad para procesar más de 600.000 toneladas al año, lo que la convertirá en la planta de este tipo más grande de Europa.

Como afirmó el consejero, “la nueva planta contribuirá a diversificar la producción en el Valle de Escombreras aportando la producción de lubricantes de última generación, respetuosos con el medio ambiente, que son capaces de mejorar la eficiencia de los automóviles, reduciendo al mismo tiempo la emisión de gases de efecto invernadero”.

Las bases lubricantes del grupo 3 que se producirán en la planta se utilizan para la elaboración de aceites lubricantes de última generación, idóneos para los motores euro IV que serán obligatorios en Europa a partir de 2014, y contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

José Ballesta trasladó el apoyo y respaldo del Gobierno regional, ya que, dijo, “acogemos con interés todo proyecto que aporte riqueza y empleo a la Región”.

Más de 90.000 metros cuadrados

La nueva factoría de SKSol, cuya planta base estará junto a las instalaciones de Repsol, ocupará más de 90.000 metros cuadrados entre las dos unidades de proceso y la zona de almacenamiento y logística que se encuentra ubicada en la dársena de Escombreras. Ambos espacios de operación se encuentran conectados por una tubería para el trasiego de productos de 4,5 kilómetros.

Para la ejecución del proyecto se están siguiendo las mejores prácticas internacionales de ingeniería y cumpliendo los principios más exigentes en la política de medio ambiente y seguridad, comprometiéndose SKSol a conducir sus actividades de manera que se minimicen los riesgos e impactos medioambientales negativos y se alcance un alto nivel de seguridad en sus procesos, instalaciones y servicios, prestando especial atención a la protección de los empleados, contratistas, clientes y entorno local.

 

Otra de las importantes ventajas de este proyecto es que va a contribuir a incrementar el transporte de mercancías tanto por barco como por carretera, derivado de la producción y de la construcción de la planta.

Comments