Aficionados de Calasparra asistieron a tentaderos de Filiberto y Escribano

0
182
Manuel Escribano tentando en Victorino Martín
Manuel Escribano tentando en Victorino Martín

Llega el puente de Diciembre un año más. El Club Taurino de Calasparra organiza, fiel a su costumbre, desde 1996 ininterrumpidamente, el viaje para visitar ganaderías a lo largo de días intensos, fríos en lo meteorológico y cálidos en nuestros entusiasmos.

Y así comenzó nuestro recorrido hasta Cáceres, tierra de conquistadores. Siempre parece que es imposible superarse para la familia de El Cubo, pero nos sorprenden cada vez que nos reunimos con ellos, especialmente cuando visitamos su casa. El 7 de diciembre de 2013 quedará como una fecha destacada en la memoria de las personas que hemos participado en este viaje, también en la memoria colectiva del Club Taurino.

Llegada a la finca, recibimiento de excepción. Detalles cuidados hasta el extremo. Nos recibieron con unas migas y pudimos oir las explicaciones de Blas sobre los animales de cada cercado, las perspectivas de la futura temporada, la cara que tienen los toros, la necesidad de lluvia, la siembra del pasto, los sementales… nos va desgranando los secretos de su finca y haciéndonos disfrutar con sus conocimientos y  anécdotas. Después tienta, en esa preciosa plaza cubierta, tiene el aliciente de ver a nuestro paisano Filiberto en el ruedo. Tres vacas que no dan el juego esperado por Blas pero que nos hacen disfrutar igualmente. Se hizo la hora de comer y comentando el tentadero del que fuimos testigos transcurrio la comida y nos tuvimos despedir de estos grandes amigos que son la familia de El Cubo.

El listón estaba puesto muy alto con la jornada del día anterior. Pero la ilusión que supone visitar una ganadería tan mítica como Victorino Martín hace que siempre se espere lo máximo de este domingo. La mañana empezó con un frío escarchado tan intenso o más que el día anterior. Era realmente helador. Visitamos el Museo de Victorino en la finca de Monteviejo, donde se inició la visita.

Entre trofeos, carteles (en el museo figura el cartel en Calasparra del debut de los toros de Victorino a su nombre) y toros míticos (Baratero, Velador, etc.) Allí nos encontramos con Victorino Padre y también con el hijo. Artífice y sucesor del misticismo adquirido por estos toros herrados con la A coronada.

Luego nos trasladamos a la finca Las Tiesas de Santa María. Allí hemos podido disfrutar de los otros dos hierros que tiene Victorino: Monteviejo y Urcola, los también míticos “patas Blancas”. Por supuestos también pudimos ver los herrados con la A coronada. Los vaqueros arremolinaban los toros a nuestro alrededor. Los primeros planos son impresionantes, pero tratándose de los toros de Victorino, para mi los toros más guapos que existen, todavía lo son mucho más.

Tras ver los cercados, nos tenían preparada una sorpresa. Tentadero de tres vacas a cargo de Manuel Escribano, torero revelación de la temporada pasada y que, según comentó, acaba de iniciar su preparación de cara a la temporada 2014. Impresionante el tentadero, con unas vacas utreras que quitaban el resuello al más espabilado. Después comida y despedida. Una vez más hay que agradecer a la familia Victorino, la oportunidad que nos han dado de poder visitar su ganadería.

[wzslider autoplay=”true”]

Comments