Negacionismo ¿por qué no creen en la pandemia?

0
317

En los últimos meses seguro que todos nos hemos realizado esta pregunta: Cómo piensan las personas que niegan realidades tan evidentes como un nuevo virus que nos ha arrastrado al mayor cambio vital de nuestras vidas, y lo que es peor, ha supuesto un gran sufrimiento a las personas y familiares contagiadas hasta el momento, así como los sanitarios que los atienden. Todo parece fuera de la razón, ¿verdad?

Sin embargo, desde un punto de vista de la psicología sabemos que el ser humano no piensa todo el tiempo de un modo del todo lógico y razonable, lejos de lo que a veces creemos sobre nosotros mismos. Nuestra mente nos engaña, y lo hace en el intento de ser más eficiente. Al estar rodeados continuamente de enormes cantidades de información y estímulos, nuestro cerebro genera atajos para interpretar la realidad, pagando el precio de cometer errores en dichas interpretaciones. Es lo que en psicología se conoce como Sesgos o Distorsiones Cognitivas o Errores de procesamiento de la información. Se podría decir, que tendemos a interpretar lo que nos rodea en base a suposiciones con el fin de ahorrar tiempo y energía.  

Y como no podía ser de otra forma, estos errores de pensamiento también tenían que realizar su papel en esta pandemia: Desde los negacionistas de la misma, hasta las personas que no utilizan correctamente la mascarilla, pasando por todos nosotros cuando hemos tenido que sacrificar el contacto con nuestros amigos y familiares o algunas actividades de ocio. 

En el caso de los negacionistas, podríamos encontrar un sesgo cognitivo conocido con el nombre de Sesgo de disponibilidad. Este error interpretativo consiste es estimar la probabilidad de un suceso en función de lo cercano que lo percibimos. Como se dice coloquialmente, si no lo veo, no lo creo. Esto es, si en mi entorno cercano no estoy viendo personas sufrir la Covid19 o no lo he sufrido en primera persona, el virus no existe. 

Por otra parte, también podemos observar cierta ilusión de invulnerabilidad, consistente en pensar que uno/a es invencible y obviar la probabilidad real de contagio o de caer enfermo de cualquier otra enfermedad, sobre todo existente en personas que no han sido diagnosticadas de ninguna enfermedad anteriormente o no tienen el recuerdo de sentirse enfermos.

Sin embargo, dichos sesgos cognitivos o errores de pensamiento no solo están presentes en la minoría negacionista, sino que como hemos mencionado anteriormente, todos nosotros somos víctimas de los errores de nuestro cerebro. Un ejemplo claro lo tenemos en el efecto Halo. El efecto Halo consiste en asociar automáticamente a una característica o cualidad positiva, otra característica o cualidad positiva. Lo vemos por ejemplo cuando rechazamos utilizar correctamente la mascarilla cuando nos encontramos con personas de nuestro entorno, amigos o seres queridos. En este contexto, asociamos el afecto o cercanía hacia estas personas con una baja probabilidad de contagio: “Aquí no te contagias, que estás con los que quieres”. Tal sesgo interpretativo de todos nosotros se ha puesto en evidencia al mostrar que en las últimas semanas la mayoría de brotes de contagio se producen en el ámbito familiar o de amistades. 

 • Isabel M Fernández Pérez

• Psicóloga Sanitaria MU3712

• Atención psicológica presencial y online en Policlínica Cehegín

• WEB GOOGLE: https://xn--isabelpsicologa-ipb.com

REDES SOCIALES: FACEBOOK E INSGRAM: @isabelfpsicologia

Isabel Psicologa
Isabel Psicologa

Comments