Avionetas anti-lluvias: “De la creencia a la verdad”

0
2317

Breve introducción sobre nuestro clima

Autor: Javier (@MeteoChito)
La avioneta anti-lluvia ha sido desde los años 80 una de las leyendas urbanas más conocidas en todo el levante español. Que esta creencia solo aparezca principalmente en esta zona no es casualidad y todo ello se debe lógicamente a algo tan natural como el propio clima donde nos asentamos. Dicho clima es el mediterráneo semiárido, que no solo se encuentra en esta zona de España sino que también lo podemos encontrar en otras zonas como la Patagonia, donde se utilizan avionetas, pero para todo lo contrario para que llueva, porque al igual que aquí, las sequías son muy habituales, siendo una de las principales características de este clima. No debemos olvidarnos tampoco de que la mayor parte de las precipitaciones de nuestro clima se deben a situaciones de tipo convectivo (tormentas) producidas en los meses del otoño y la primavera y que acostumbran a tener ocasionalmente un carácter torrencial.

El relieve también juega un papel determinante ya que es el que te da la lluvia o te la quita. La situación del levante español a poniente de las principales sierras que conforman Cordillera Bética hace que solo nos quedemos con las precipitaciones residuales de los frentes que llegan por el Oeste y Noroeste de la Península Ibérica. Esto es debido al denominado Efecto Foehn, que consiste en un proceso natural en el que las masas de aire húmedo y templado al llegar a una barrera orográfica, como puede ser una sierra, ascienden y debido a la condensación se terminan desarrollando precipitaciones en la vertiente de barlovento de dicha sierra. Una vez que el viento comienza su descenso por la corriente de sotavento éste ha perdido prácticamente toda la humedad y conforme va bajando de altitud se va calentando. En definitiva, pasamos de un aire fresco y húmedo a un aire seco y cálido.

Si nos situáramos en una montaña donde se produce este proceso veríamos a un lado el cielo totalmente cubierto, mientras que al otro veríamos algunas nubes rotas y en la lejanía estaría el cielo despejado. Tal es la entidad de este efecto que es el culpable de la existencia de algunos desiertos como el de Atacama y el Valle de la Muerte.

Que hay de cierto y que es mentira

¿Se utiliza las avionetas para la modificación del tiempo atmosférico?

En efecto, las avionetas es uno de los métodos utilizados para alterar en una pequeña proporción la situación atmosférica en una zona determinada. Como ya hemos dicho anteriormente este método es utilizado en Sudamérica para generar precipitaciones en zonas áridas y se denomina “siembra de nubes”. Sin embargo la probabilidad de generar precipitaciones es inferior al 20% y su elevado costo solo lo hace asequible a gobiernos o grandes multinacionales. Otro caso conocido de siembra de nubes fue la utilizada por el gobierno chino para evitar que hubiera precipitaciones durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de 2008. Además hay empresas privadas que anuncian que modifican el tiempo para que haya “buen tiempo” durante una boda por ejemplo, como es el caso del recorte que expongo a continuación, eso sí previo pago de 100.000 libras y sin muchas garantías éxito.

¿En que se basa la siembra de nubes?

Consiste en depositar en una nube materiales higroscópicos en forma de polvo, es decir, materiales que son capaces de absorber la humedad, siendo el más conocido el yoduro de plata, aunque en la actualidad se están empezando a utilizar otros compuestos más efectivos. Las minúsculas gotas que forman la nube se van poco a poco adhiriendo a la mota de polvo del material utilizado hasta que se forma una gota con suficiente peso para poder precipitar. De esta manera se puede originar chubascos creados artificialmente y, en efecto, podemos hacer que un día donde se esperase precipitaciones no llegue a llover, eso sí, habiendo tenido que hacerlo anteriormente,con una probabilidad muy baja de acierto y una zona muy localizada. La siembra de nubes además se utiliza en aeropuertos para disminuir la niebla haciendo que esta precipite en forma de lluvia, y es que es una práctica totalmente legal. La existencia de estas prácticas para crear sequías programadas como afirman los seguidores de esta leyenda urbana carecen de sentido y se basan en afirmaciones totalmente erróneas y contrarias a la ciencia. La desinformación, la creación de bulos, la moción que se va a debatir y las charlas de determinadas asociaciones, solo alimentan esta leyenda que cada vez cuenta con más adeptos que se cargan de razones sin tener conocimiento alguno de lo que verdaderamente están apoyando, que no son más que invenciones.

¿Por qué la leyenda de la avioneta anti-lluvias es acientífica?

Son varios los motivos por lo que esta teoría resulta acientífica y por lo que es totalmente rechazada por meteorólogos, físicos, geógrafos y cualquier interesado en la ciencia.

  1. Incumple la conocida como Ley de la Conservación de la Materia, según la cual “en una reacción química ordinaria, la masa permanece constante, es decir, la masa consumida de los reactivos es igual a la masa obtenida de los productos” y “la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Si tal y como dice la leyenda, el yoduro de plata deshace la nube ¿qué pasa con el agua que forma la nube y con el yoduro de plata? ¿Se volatizan?
  2. La idea de que una avioneta pueda adentrarse dentro del núcleo de una tormenta es totalmente descabellado, movería la avioneta como si de un papel se tratase y seguramente ésta acabaría en el suelo. Las turbulencias harían imposible el pilotaje, quedando a merced de los fuertes vientos ascendentes y descendentes que pueden destrozar la avioneta. Es necesario recordar que incluso los aviones comerciales en muchas ocasiones se ven obligados a tener que bordear la tormenta debido al peligro que supone atravesarla.
  3. Para hacernos una idea de las proporciones en las que nos movemos una nubecita de 1 Km3 tiene un peso de 1 millón de toneladas. Una tormenta cualquiera puede alcanzar fácilmente los 10 Km de altura y tener una superficie de varias decenas de Km2. Pensar que una avioneta puede secar tal cantidad de agua es similar a creer que con una esponja podemos vaciar el Embalse del Cenajo. De igual manera ocurre con los frentes, atraviesan la Península Ibérica barriendo de Oeste a Este con una línea de precipitación que va desde Cádiz hasta Bilbao, ni el Ejército del Aire tiene tantos aviones para poder ser capaces de poder “desecarla”.

¿Cielos cubiertos es igual lluvias?

No, solamente hay dos tipos de nubes que producen precipitaciones los nimboestratos y los cumulonimbus. El desconocimiento de este hecho por parte de los seguidores de esta leyenda hace que cualquier nube de tipo medio y bajo produzca si o si precipitaciones y que por tanto si está cubierto es que va a llover. Si por ejemplo un día nos levantamos con una capa de altostratos opacus, la sensación es que va a caer un chaparrón de forma inminente, sin embargo estas nubes tan amenazantes no dejan precipitaciones. Es más, conforme avance la mañana en esos cielos tan cubiertos empezarán a aparecer poco a poco claros llegando a incluso a despejarse por completo. Este hecho es el que desconcierta a los seguidores de la leyenda de la avioneta anti-lluvia y en el que se basan la mayoría de sus reportes fruto de la falta de educación ambiental y del desconocimiento.

¿Llovía antes más que ahora?

No. Las series de precipitaciones así lo demuestran, llueve lo mismo que llovía antes pero de nuevo volvemos a un problema de percepción. Si comparamos las precipitaciones de un año de mitad del siglo pasado con las del año anterior veremos que las precipitaciones son prácticamente iguales pero hay algo que cambia, el número de días con precipitaciones. Estudios de AEMET demuestran que en el escenario de cambio climático en el que nos encontramos se produce una reducción de los días de lluvia pero no así de la cantidad de lluvia recogida. Es decir, hay menos días con precipitaciones pero la cantidad de lluvia recogida es la misma. También hay que tener en cuenta que en nuestro clima son comunes episodios de la mal llamada gota fría donde en tan solo unas horas puede llover la tercer parte de la precipitación media anual.

¿Se ha encontrado alguna prueba sobre la existencia la avioneta anti-lluvia?

Si indagamos por internet podemos encontrar fácilmente con páginas web que afirman la existencia y muestran pruebas sobre la famosa avioneta. Si investigamos por nuestra cuenta veremos que solo son invenciones, bulos y noticias falsas, que todo hay que decirlo, a ojos de una persona inexperta, calan totalmente. El ambiente donde se mueve esta leyenda es proclive a que se desarrollen historias de lo más rocambolescas que sus seguidores creen fervientemente, tales como, que las avionetas cogen las nubes y se las llevan a Cataluña o que hay un plan ultrasecreto del gobierno para que solo llueva en la cabecera de los ríos (dichas afirmaciones han sido dichas por los organizadores de las charlas sobre las avionetas antilluvia).

¿Es cierto que NO se ha investigado esta cuestión?

Este es una de los argumentos fundamentales por parte de las organizaciones que mantienen la existencia de avionetas antilluvia, argumentan que “no se ha investigado lo suficiente” , esa es la base de la moción que se presenta.
Lo cierto es que este tema se lleva investigando hace 30 años y siempre con el mismo resultado. El pasado mes de Febrero, FECOAM interpuso ante la fiscalía de medio ambiente de la región de Murcia una denuncia pidiendo que se investigara la existencia de supuestos vuelos antilluvia. Concluido el periodo de instrucción tras 6 meses, después de revisar los planes de vuelo de 16 aeródromos y de realizar las investigaciones pertinentes, el fiscal de medio ambiente concluyó el archivo de la causa por falta de pruebas.
Más recientemente, el día 20 de septiembre la Fiscalía Provincial de Almería archivaba igualmente la denuncia interpuesta por la asociación AVIAL por el mismo motivo, falta de pruebas, algo que se viene repitiendo una y otra vez desde que la leyenda de las avionetas antilluvia empezara a circular a principios de los años 80.Organismos públicos como AEMET también defienden de manera inequívoca la ineficacia de estos supuestos métodos frente a una teoría conspirativa que se nutre del desconocimiento e ignorancia de la población.
Por lo tanto es falso que este tema no esté investigado, la inexistencia de avionetas capaces de destruir nubes a día de hoy está más que probada judicial y científicamente, otra cuestión es que determinadas organizaciones y personas no acepten esta realidad y pretendan exprimir este tema hasta escuchar lo que ellos quieren en función de intereses que, está claro, no son los de los agricultores y agricultoras de esta región, creando una realidad paralela sin la menor base científica y que no contribuye más que aumentar la inquietud y desazón de la gente del campo.

Comments