Un estudio atribuye a Salzillo el Cristo del Perdón de San Antolín

0
268
El restaurador Juan Antonio Fernández Labaña (c), en rueda de prensa ofrecida hoy en la iglesia de San Antolín de Murcia junto al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz (d); el concejal de Cultura, Rafael Gómez (2d); el párroco de San Antolín, Rafael Ruiz (i), y el presidente de la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Diego Avilés (2i), ante la imagen, hasta ahora anónima del citado Cristo.
El restaurador Juan Antonio Fernández Labaña (c), en rueda de prensa ofrecida hoy en la iglesia de San Antolín de Murcia junto al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz (d); el concejal de Cultura, Rafael Gómez (2d); el párroco de San Antolín, Rafael Ruiz (i), y el presidente de la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Diego Avilés (2i), ante la imagen, hasta ahora anónima del citado Cristo.
El restaurador Juan Antonio Fernández Labaña (c), en rueda de prensa ofrecida hoy en la iglesia de San Antolín de Murcia junto al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz (d); el concejal de Cultura, Rafael Gómez (2d); el párroco de San Antolín, Rafael Ruiz (i), y el presidente de la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Diego Avilés (2i), ante la imagen, hasta ahora anónima del citado Cristo.
El restaurador Juan Antonio Fernández Labaña (c), en rueda de prensa ofrecida hoy en la iglesia de San Antolín de Murcia junto al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz (d); el concejal de Cultura, Rafael Gómez (2d); el párroco de San Antolín, Rafael Ruiz (i), y el presidente de la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Diego Avilés (2i), ante la imagen, hasta ahora anónima del citado Cristo.

El consejero presenta el trabajo realizado por Fernández Labaña que ha determinado la autoría del imaginero murciano

Cruz califica el estudio que atribuye a Salzillo el Cristo del Perdón como “la investigación más importante de la historia del arte en Murcia en años”

El consejero de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz, presentó hoy el resultado de las investigaciones realizadas por el restaurador Juan Antonio Fernández Labaña sobre el Cristo del Perdón, que han determinado que su autor es el imaginero murciano Francisco Salzillo.

A la presentación de este estudio también asistió el presidente de la Real, Ilustre y Muy Noble Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, Diego Avilés, el párroco de San Antolín, Rafael Ruiz Pacheco, el autor del estudio Juan Antonio Fernández Labaña, así como el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Murcia, Rafael Gómez.

Cruz calificó este descubrimiento como “el episodio más importante en la investigación de la historia del arte en Murcia en los últimos años”, principalmente por “la magnitud artística y social de la propia talla”, ya que se trata de la imagen titular de “una de las tres grandes cofradías de la ciudad de Murcia” y, por tanto, de “uno de los fenómenos sociales y devocionales más importantes de este municipio”.

El titular de Cultura también hizo mención a la “metodología rigurosa” que se ha empleado en el proceso de autentificación de la obra, cuya ausencia en otros tiempos ha dado lugar a “algunos de los grandes misterios actuales”, refiriéndose al Cristo del Refugio o al Cristo de la Salud.

A este respecto, Cruz señaló que el restaurador, con su metodología, “ha demostrado las carencias de la historia del arte tradicional”, una historia del arte que se ha basado en modelos de análisis “superficiales, que llevan a callejones sin salida”. Así, según el consejero, “hay que entrar, como él ha demostrado, en las entrañas de la madera, en el esqueleto, en el andamiaje de la escultura, para llegar a descubrir su autoría”.

Asimismo, el consejero también señaló la importancia de la figura de Francisco Salzillo, un artista “sobre el cual parece todo dicho” y del que “quedan aún facetas y enigmas que resolver”. “Parece una figura infinita que no deja de dar sorpresas”, apuntó.

El restaurador e historiador Juan Antonio Fernández Labaña ha determinado la autoría de la imagen del Cristo del Perdón, permitiendo no solo identificar a su autor, sino también indicar una posible fecha de ejecución, hacia 1733-34. Una talla sobre la que no existían estudios ante la carencia de datos documentales y la complejidad de realizar una atribución en base únicamente a los datos estilísticos, que fue completamente alterada por las restauraciones, y hallándose actualmente muy distante del original de Salzillo.

Detalles del enigma oculto

El estudio ha revelado por qué la imagen no presenta las mismas características del resto de crucificados de Salzillo, punto donde la figura del escultor Nicolás de Bussy (s. XVII) tiene mucho que decir, planteando dos pruebas que podrían indicar que el Cristo del Perdón sería un encargo a un joven escultor (Salzillo) para reproducir un maltrecho Cristo del Calvario de Bussy, que podría estar hecho desde finales del siglo XVII. El Cristo de Salzillo imitaría, en parte, al otro Cristo anterior, muy dañado hacia 1733, cuando se tiene que reedificar la ermita del Calvario, como así consta documentalmente. De ahí la dificultad para asignar un autor concreto.

Las modernas técnicas empleadas en la restauración de obras de arte, junto con un estudio histórico sobre la ermita del Calvario del Malecón han sido las claves para descubrir un enigma oculto desde hace más de 250 años, gracias a la colaboración de la Parroquia de San Antolín, propietaria de la obra, de la Real, Ilustre y Muy Noble Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, que ha facilitado todo el estudio realizado, y de la Dirección General de Bienes Culturales, dependiente de la Consejería de Cultura y Turismo. El estudio ha servido, además, para reconstruir la vida de la obra a través de sus restauraciones, realizando una reconstrucción muy exacta de cómo está ejecutada la talla, de su estado de conservación en cada momento histórico y de los tratamientos realizados sobre ella a lo largo de los siglos.

Un particular sistema de ensamblaje de los brazos con el torso ha sido la ‘firma oculta’ de Francisco Salzillo, dato inédito hasta la fecha que ha permitido diferenciar un crucificado de este autor respecto de cualquier otro escultor de los que trabajaron en Murcia desde el siglo XVI hasta finales del siglo XVIII, y que se corrobora con un análisis químico y estratigráfico de tres muestras obtenidas de la imagen.

Comments